La Cuna de Moisés: purificador natural

La Cuna de Moisés tiene un gran poder de purificación y es de muy fácil mantenimiento. Ayuda a eliminar tóxicos presentes en casi todos nuestros espacios interiores. Para empezar, queremos compartirte una lista de los más comunes y en dónde se encuentran presentes:

  • Formaldehído: muebles de aglomerado, alfombras, tapicería, humo de tabaco, trastes de plástico, etc. Produce alergias e irritaciones tanto en piel como en vías respiratorias y asma.
  • Tricloroetileno: limpiadores para alfombras y tela, cartuchos de impresoras, pinturas, barnices. Es un fuerte cancerígeno que irrita la piel y los ojos; puede afectar el hígado y los riñones e interferir con el aparato psicomotor agitándolo.
  • Benceno: humo de tabaco, detergentes, jabón de tocador, pinturas y barnices. Es un carcinógeno que puede provocar leucemia y se aloja en el tejido adiposo del ser humano. Puede provocar dificultad para respirar y convulsiones, además de reducir la presión arterial.
  • Amoníaco: computadoras, humo de tabaco y agentes de limpieza. Reseca las vías respiratorias, provoca tos, dolores de pecho e inflama la laringe y los pulmones.
  • Xileno: presente en muchos tipos de plástico, pinturas, barnices, resinas y pegamentos, así como en productos de cuero, humo de tabaco y originado por los escapes de los vehículos automotores. Irrita la piel, las vías respiratorias y la mucosa ocular.
  • Tolueno: principalmente presente en papel tapiz, pegamentos, resinas. Afecta directamente el sistema nervioso central, provocando somnolencia y dolor de cabeza. También irrita el tracto respiratorio y puede ocasionar entumecimiento y náuseas leves.

Sabiendo esto, la buena noticia es que la Cuna de Moisés es la mejor planta para purificar el formaldehído, el benceno y el tricloroetileno del aire interior. Pero  también combate, de forma muy eficiente, el tolueno y el xileno.

Nombre, orígenes y características

Aunque su nombre científico es Spathiphyllum Wallasii se le conoce como Cuna de Moisés, Espatifilo, Bandera Blanca, Lirio de la Paz. Proviene de las selvas tropicales de América Central y del Sur.

Su periodo de floración es durante todo el año, por lo que no deberás esperar a la primavera para disfrutar de sus hermosas flores. Destaca por su elegancia y resistencia, por lo que es una planta ideal para tener en espacios interiores sin requerir cuidados mayores.

La mata está compuesta de varias hojas de tamaño mediano de color verde intenso. Desde la base nacen los tallos desde donde crecen sus características flores blancas. Es precisamente este contraste entre el follaje verde y la flor blanca lo que la torna en una opción elegante para decorar nuestros espacios interiores.

Sugerencias de riego

En etapa de crecimiento y floración se recomienda regar dos veces por semana o cuando la tierra no esté húmeda.

Un riego de dos a tres veces por semana es suficiente, siempre evitando ahogar la planta. En época de calor (primavera o verano) se recomienda intercalar un riego adicional agregando el rocío del follaje directamente con agua. En invierno se recomienda reducir los riegos, permitiendo que la capa superficial de la tierra se seque para poder realizar el siguiente riego (puede alargarse hasta 10 ó 12 días entre cada riego).

Condiciones ideales para su crecimiento

Es una planta de interior. Debe recibir suficiente luz indirecta, poco riego, y tener un ambiente húmedo– cuarto de baño con luz natural es ideal. Temperatura ideal 16-21 grados centígrados.

Prefiere los espacios muy iluminados, evitando siempre la luz solar directa. Con esta condición podrá continuar su crecimiento y floración. Sin embargo, también se adapta a interiores con menor iluminación. De colocarse en sol directo, sus hojas se tornarán amarillas y se quemarán con los rayos directos.

Le gusta la rocíen directamente en el follaje con agua de manera frecuente, ya que se da mejor en ambientes húmedos.

¿Cómo hacer que siempre se vea bonita?

Cuando su flor comience a marchitarse, el tallo debe podarse de dos a tres centímetros por encima de la unión con la hoja. Alrededor de 1 mes después, el tallo que se cortó se secará y será fácil desprenderlo con tan solo dar un jalón sencillo. Al retirar este tallo, permitiremos que la planta continúe floreando.

Para trasplantarla, se recomienda hacerlo a una maceta más grande año tras año, siendo el inicio de la primavera la mejor época para hacerlo. Pero si se quiere mantener su tamaño, se puede mantener en la misma Gusta de tener un suelo bien drenado, y su maceta no requiere mucha tierra ya que sus raíces son pequeñas.

No requiere poda frecuente. Sin embargo, si notas que algunas de sus hojas se vuelen amarillas, color café o se marchitan, la recomendación es podarlas para evitar que la planta utilice energía en esta zona. Hazlo con tijeras afiladas y con cortes limpios, lo más cercanos al nivel de la tierra.

¿Cómo purifica el aire?

Este proceso se lleva a cabo a través de la fotosíntesis regular de la planta. Sin embargo, es importante que sus hojas permanezcan limpias y libres de polvo ya que, si los estomas (poros de la hoja) se tapan, la planta no puede realizar este proceso adecuadamente.

Se recomienda utilizar un trapo húmedo y, dependiendo de la cantidad de polvo que se encuentre en el lugar en donde la colocamos, limpiar cada hoja de cada 7 a 15 días. No debe utilizarse un abrillantador de hojas ya que esto puede taponear los estomas.

¿Por qué mi Cuna de Moisés no florea o tiene las puntas de las hojas secas o verde pálido?

No hay mejor indicación de que tu Cuna de Moisés requiere un cambio de maceta que ésta. No solamente para permitir mayor crecimiento, sino también para que el sustrato (tierra) se afloje y permita que las raíces absorban la cantidad adecuada de agua al tener tierra más suelta.

¡Cuidado con el fertilizante!

La Cuna de Moisés sufre mucho cuando se le agrega demasiado fertilizante. Si ya lo aplicaste y después de eso notas que las puntas de las hojas están secas, suspende el proceso y dale descanso a la planta para que absorba todos los nutrientes.

Si notas flores verdes es un indicador de que aplicaste mucho. Tan solo deja de aplicarlo y permite que la siguiente floración suceda de manera normal.

 

Ya sabes cómo cuidar tu Cuna de Moisés… planta poco demandante que además de hacer que tus espacios interiores sean más bonitos los hace más limpios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *