Earth Overshoot Day natural sustentabilidad

Earth Overshoot Day

En 2017, esta fecha cae justo hoy, 2 de agosto. Pero en 2007 cayó en el 26 de octubre. Lo que significa que en solo 10 años, hemos logrado incrementar por casi 3 meses el tiempo del año que, como humanidad, vivimos de prestado.

De eso se trata esta fecha. En español se conoce como el Día del Sobregiro, y antes como el Día de la Deuda Ecológica. Pues sí, tenemos una gran deuda con la capacidad de la Tierra de regenerar sus propios recursos naturales – que nosotros consumimos y devastamos. Porque cada año, esta fecha cae en una más temprana. Es decir: en 2017, a partir de mañana 3 de agosto, estaremos viviendo a crédito. Porque a partir de mañana, la Tierra no tiene la capacidad de regenerar de manera natural los recursos que consumiremos desde mañana y hasta el 31 de diciembre. Preocupante, ¿no?

¿Pero qué podemos hacer? Desde ya, tomar decisiones informadas. Cada decisión de consumo que tomamos tiene un impacto ambiental: nuestra comida, nuestra ropa, el lugar en el que vivimos. Cada acción de cada uno de nosotros tiene un impacto ambiental y un consumo de los recursos naturales que no estamos ayudando a regenerar.

Las 3 Rs son una gran manera de empezar. Reducir. ¿Realmente lo necesito? ¿Puedo esperar un poco para comprarlo o para gastar en ese servicio? Algo que funciona muchas veces para bienes o servicios mayores es esperar un periodo de 3 meses antes de comprarlo o pagar por él. Si después de este tiempo, consideras que realmente sí lo necesitas, entonces también piensa qué vas a hacer para deshacerte del bien que reemplazarás. Haz la prueba. También busca reducir tus traslados organizándolos. Tendrás una mucho mejor planeación de tu tiempo si aprovechas las salidas, reduciendo así tu huella de carbono ya sea en tu coche o en transporte público.

Reutilizar. Muchas veces confundido con reciclar. La reutilización es algo que fácilmente podemos hacer todos en nuestro entorno inmediato. Los empaques de los productos que compramos generalmente podemos utilizarlos de otra manera. Un poco de creatividad y listo.

Ahora sí, reciclar. Aunque a veces es difícil encontrar un lugar cercano en donde reciclar, deberíamos favorecer el consumo de los productos cuyos empaques sean susceptibles de reciclar. Nuestro poder como consumidores es muy grande y podemos exigir esta información de aquellos fabricantes a quienes les compramos nuestros productos. Y, ¿qué hay de aquellos productos para los que, al terminar su vida útil, el mismo fabricante tenga un plan de recuperación y reciclaje para generación de nuevos artículos? Ojo – lo reciclado no es de menor calidad, no necesariamente.

A nivel empresarial, la eficiencia energética es una muy buena manera de comenzar. Focos ahorradores, multicontactos que permitan apagar maquinaria y no dejarla en stand-by, optimización de procesos. Y una vez que tengas este plan implementado, un inventario de emisiones te permitirá conocer de dónde proviene la mayor parte de ellas para buscar reducirlas a través de iniciativas rentables que se paguen solas con el tiempo.

¿Y el agua? Busca siempre reducir su consumo. No es sólo el consumo del agua como tal, sino el impacto en los ecosistemas que ocasionamos a través de las obras hidráulicas necesarias para que al abrir la llave, puedas lavarte las manos. Y eso que aquí no estamos considerando el manejo que se le da al agua que utilizamos.

Como ves, hay pequeñas acciones que pueden hacer una gran diferencia. Empieza con tus hábitos diarios, busca oportunidades en tu día a día y desde tu propio lugar. La única manera de revertir este incremento de tiempo a crédito en la Tierra es si tú y yo estamos decididos a hacerlo.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *